Enlace en el mes de diciembre, las bodas de invierno tienen otro encanto diferente a las que se realizan en el periodo estival.

Suelen ser bodas de mañana y en muchos de los casos tanto el frio como la lluvia parece que le hacen un guiño a los novios y su regalo es no aparecer como invitados.

Este fue el caso del día de Gemma y Eduardo.

El enlace se celebró en la iglesia de los Jerónimos

Cuando llegamos a casa de Gemma, el tiempo parecia correr más rapido de lo normal por un poco de retraso en la peluquería, pero todo se solventó y la llegada al iglesia fué con puntualidad.

Con una iglesia repleta de invitados la ceremonia se celebró con la solemnidad habitual en esta parroquia.

A la hora de las fotografías en el jardín el día nos regaló una luz tamizada por un cielo un poco encapotado, un tipo de luz muy apreciada por los fotógrafos.

Primero estuvimos un corto espacio de tiempo en los exteriores de la iglesia y del museo del prado.

Aprovechamos bien el tiempo mientras los invitados partian hacia el lugar de la celebración del banquete en Casa Mónico.

La segunda parte del reportaje lo realizamos en el jardín de Casa Mónico que la verdad estaba muy bonito con un ambiente muy otoñal que por el retraso del invierno estaba lleno de hojas caidas en el suelo.

Seguidamente los novios llegarón al cocktel al principio como ellos querían para estar con sus familiares y amigos.

Hubo tiempo para las fotos de grupos y cuando llegó la hora de pasar al salón ya teniamos nuestra parte del reportaje realizado sin contratiempos.

En este post os dejo un resumen que espero os guste.